Eduardo Rothe, quien participó en el Mayo Francés, narra la historia de esta insurrección estudiantil y obrera, resaltando el carácter radical y popular de un aconticimiento que llevó a la huelga general a unos nueve millones de trabajadores.